Conflictos, síntomas y búsqueda de solución

Conflictos, síntomas y búsqueda de solución

Aunque este artículo está orientado a todo tipo de conflictos los consejos propuestos son complementarios a los señalados en el mensaje.

Cuando hablamos y nos referimos a crisis de pareja, lo primero que debemos hacer es comprender el significado real de este concepto antes de entrar a abordarlo en profundidad.

No hay que tener miedo a la palabra crisis ya que su significado es “cambio inevitable”, se trata de un cambio necesario y la palabra no tiene por qué tener connotaciones negativas, aunque habitualmente así ocurre.

Es importante entender que, a lo largo de cualquier relación sentimental, matrimonial y/o amorosa es completamente normal e inevitable que toda pareja pase por diferentes etapas en las que se pueden encontrar ante situaciones diversas de crisis. En estas etapas o estadíos seguir haciendo las cosas como se estaban haciendo hasta ese momento es insostenible, por lo que la persona deberá adaptarse y decidir si crecer por sí sola o crecer con la otra persona, crecer juntos.

Estas crisis de pareja o cambios inevitables pueden deberse a factores externos o internos, y es que la pareja es un concepto muy complejo donde ambos miembros evolucionan de manera paralela y las circunstancias de ambas personas son cambiantes, a ello también se le suman estresores externos, como los factores económicos, los hijos… que también afectan mucho en cualquier relación.

Que exista una crisis de pareja no lleva irremediablemente a la ruptura, es decir, crisis de pareja no es sinónimo de ruptura o de final de la relación.

Los problemas pueden llegar cuando la palabra “crisis” va acompañada de la nada beneficiosa connotación negativa, de esta forma la persona tenderá a evitar la situación de crisis a través de diferentes vías: utilizando la negación (“aquí no pasa nada”), mediante la evasión (“no quiero hablar del tema”, “no hay nada que hablar”), utilizando el reproche o incluso empleando el ataque como forma de defensa.

Por el contrario, la ruptura no llegará si somos capaces de incorporar nuevos elementos en nuestro día a día de pareja, asumiendo estos cambios, logrando así superar la crisis.

Entrena tu confianza en una experiencia con la que podrás encontrarte mejor contigo mismo con

Síntomas y causas de una crisis

Aquí os dejamos un listado con los síntomas y causas más habituales y comunes que aparecen cuando se avecina o estamos en plena crisis de pareja:

Indiferencia y actitud pasiva

La apatía generalizada es como si fueras un mero espectador y no el protagonista de la relación, te dejas llevar, dejas de hacer, no actúas. No te implicas para nada en la pareja, dejas que los días vayan pasando y que de esta forma sea el tiempo y la rutina la que dictamine el éxito o el fracaso final de la relación.

Falta de implicación

¿Hay una comida para los trabajadores de la empresa de tu pareja y no quieres ir?, ¿tu pareja toca en un grupo de música y no has ido ni una sola vez a verle tocar?, ¿tu pareja te pide varias veces que le acompañes a esa exposición de arte que sabes que le hace mucha ilusión y no haces nada?

Falta de interés

¿Dejas de escuchar y desconectas cuando tu pareja te está relatando con todo detalle e ilusionada una situación concreta que le ha pasado en su trabajo?, ¿se te ha olvidado felicitarle por su cumpleaños?

Problemas de comunicación

La comunicación es uno de los pilares fundamentales en cualquier relación. Si funciona, si está cuidada, si hay un respeto y un espacio para que los dos miembros de la pareja expresen, habrá una herramienta importante y eso será un factor de protección ante cualquier situación que haya que afrontar en el presente o en el futuro.

Por el contrario, si la comunicación falla, el resultado puede llevar a continuas discusiones y enfrentamientos o también a la falta de ella, es decir a la no comunicación, a “vivir como extraños”.

Permanente estado de irascibilidad

La persona se siente cabreada continuamente, enfadada, salta a la mínima, con ira contenida y acumulada y no se siente tranquila ni relajada en su relación.

Abandono de proyectos en común que antes sí generaban ilusión

¿Habéis dejado de ir juntos al gimnasio y antes os encantaba hacerlo?, ¿ya no hacéis vuestras maratones de series juntos porque ya no te apetece, ni te hace ilusión?, ¿has dejado de organizar las vacaciones de verano con la ilusión con la que las organizabas antes?

Disminución de momentos positivos compartidos

¿Antes ibais todas los meses al cine porque era vuestro momento y ahora ni lo pisáis?, ¿hace cuánto tiempo que no hacéis una escapada de fin de semana? Si disminuye la cantidad de estos momentos, también disminuirá la calidad de la relación.

Pérdida de la confianza

La capacidad de comunicarse “de corazón a corazón” puede verse afectada y cada vez cuesta más abrirse al otro.  Si haces memoria y piensas en cómo os encontrabais al inicio de la relación, seguramente, tanto tú como tu pareja erais capaces de confiaros secretos inconfesables y os explicabais cómo os sentíais en cada momento.

¿Hace mucho tiempo que no tienes una conversación profunda, íntima y 100% sincera con tu pareja?

Aumento de la desconfianza y celos

Al perder la confianza, tal y como hemos detallado en el punto anterior, es inevitable que la desconfianza aumente y empiecen a vislumbrarse los celos continuos, ¿por qué? porque los celos son sinónimo de falta de confianza.

Sentirse culpable ante la ilusión del otro.

La persona lo define como no sentir alegría ante la ilusión por algo positivo que le ocurre a su pareja, lo que los lleva además a sentirse culpables. ¿No te alegras por el ascenso laboral de tu pareja y hasta parece como que te molesta e incluso te da rabia?

Disminución de la actividad sexual

La vida sexual de una pareja puede verse afectada en muchos momentos vitales y por distintos motivos: etapa de fuerte estrés, el diagnóstico de una enfermedad grave, la llegada de un bebé al hogar…  pero si no hay nada concreto y entendible que pueda explicar esto, quizás sí sea un síntoma de una crisis de pareja.

Disminución de la empatía

A la persona le cuesta mucho más que antes ponerse en el lugar del otro, esto hace que le juzgue y le critique constantemente, en vez de entender su forma de pensar y de actuar. Si en algo se basan las relaciones afectivas es en la comprensión de las debilidades y las necesidades del otro.

Soluciones para superar problemas y crisis de pareja

A continuación, os detallamos 13 tips y pautas para llevar a cabo ante la llegada de una crisis de pareja. ¡Toma nota!

  1. Busca el diálogo y la comunicación óptima: Sé cercan@, humilde, trata de no imponer tu punto de vista de manera constante.
  2. Utiliza “mensajes yo”: cuando hables con tu pareja, de esta manera asumirás la responsabilidad. Por ejemplo: “yo me sentí mal cuando me dijiste que qué calladito había estado toda la noche” en lugar de “tú me hiciste sentir mal” y es que hablar desde el “tú”, provocará más conflictos y nos aleja de una solución.
  3. Mejora la asertividad: Intenta decir las cosas cuando te molesten (que es cuando las expresamos con nuestras mejores palabras) y nunca cuando te harten (que es cuando las expresamos con nuestras mejores ofensas).
  4. Céntrate en el momento actual: en el presente e intenta no rememorar ni remover conflictos pasados, ni sacar a la luz viejos fantasmas del pasado.
  5. Evita buscar culpables: Muchas veces las reflexiones de pareja en crisis llevan a culpabilizar al otro constantemente, esto no tiene ningún sentido, trata de no hacerlo más.
  6. Presta atención al momento en el que das el feedback: El feedback caduca, así que o lo damos inmediatamente, o lo damos en la siguiente situación parecida o no lo damos. Si algo es lo suficientemente importante, trasmítelo y si no es lo suficientemente importante, déjalo ir.
  7. Entiende las diferencias y los desacuerdos. En la pareja como algo normal. Ser pareja no implica estar de acuerdo en todo, al contrario, amar a alguien exige respetar las diferencias, compartir unos mismos valores y también otros distintos y aprender de los desacuerdos.
  8. Sé más detallista: Una sorpresa, un regalo, un guiño, una pequeña broma de matices dulces e inteligentes cuando la situación está tensa, una caricia, una mirada cómplice, un cuerpo que busca un abrazo, un detalle inesperado… trata de buscar los detalles y cuidarlos.
  9. No te focalices sólo en las cosas negativas: o en lo que no te gustan de tu pareja. Intenta quitar la lupa de las cosas que tu pareja no hace bien o que no te gustan e intenta ver el cuadro completo y es que cuando estamos enfadados, tendemos a filtrar la realidad para enfocarnos en lo que no nos cuadra. Intenta hacer el ejercicio contrario y prueba a intenta pillar a tu pareja haciendo algo bien. Seguro que te sorprendes y ya ni te acordabas.
  10. Pon el foco en las conductas y comportamientos y no en la persona.
  11. ¡Stop! Reflexiona antes de actuar y sé más prudente: Cuando la situación está tensa y las emociones nos desborden, lo mejor es darnos un tiempo. Para, respira, cálmate, piensa más de una vez, vuelve a respirar y reflexiona antes de actuar. No te dejes llevar por los impulsos inmediatos y actúa mejor en frío.
  12. Aprende a escuchar: ¡Ojo aquí! No oír, sino ¡ES-CU-CHAR!
  13. Busca actividades en común: para compartir más tiempo juntos. Recupera esas actividades que os gustaba hacer juntos y organiza también otras nuevas: un viaje sorpresa, una noche de cena y teatro, una escapada rural, una tarde de spa… después dejaros llevar por la espontaneidad, sin obligaciones, sin seguir un planning, disfrutando así de la experiencia. Las relaciones son, fundamentalmente, ese conjunto de momentos compartidos en los que expresamos afecto e intimidad. Y es que el simple hecho de haber pasado muchos momentos juntos en el pasado no hace que la relación amorosa persista.
  14. Trabaja la confianza: Confía en tu pareja, no le agobies y no le ahogues con llamadas o mensajes continuamente. Respeta su parcela y su espacio personal. La libertad es el germen del amor verdadero, la confianza es clave en todo vínculo auténtico, en todo lazo que deseemos cuidar y preservar. No se puede vivir en pareja, ni tener una relación de pareja sana sin libertad.
  15. Cuídate: Si tú no te encuentras bien, es difícil que la pareja esté bien. Cuida tu salud física y emocional, muchas veces llevamos y traspasamos nuestros miedos, inquietudes y problemas personales a la pareja. Mímate, satisface tus necesidades personales y dedícate tiempo para sentirte bien contigo mismo.  

A continuación, presta atención al siguiente vídeo, donde resumimos parte de lo que hemos detallado a lo largo del post y nos da pautas sobre cómo arreglar una relación de pareja en crisis:

Para terminar, no quiero dejar de resaltar que muchas veces, tras una crisis de pareja, aparece una oportunidad de mejora, en ocasiones tras pasar y sufrir una crisis de pareja la relación sale reforzada y estrecha mucho más el vínculo de unión entre los miembros que antes. Esta es la idea positiva de crisis, donde no existe una idea preconcebida negativa y sirve para mejorar y avanzar.

Una vez dicho todo esto, ¿tiene sentido aguantar una relación que realmente no funciona? La respuesta es no, es importante avanzar, pasar el duelo y asumir la ruptura de pareja. No tiene sentido continuar sufriendo y prolongar y prolongar, un mundo de relaciones sanas y nutritivas están ahí fuera.

Si después de lo que has leído y de ver el vídeo, consideras que puedes estar inmerso en una crisis de pareja, o te sientes decepcionado y no puedes dejar de sentir insatisfacción, o piensas que tu pareja ha entrado en bucle y no estáis siendo capaces de superar cosas pendientes, quizás sea el momento de pedir consejo profesional. La terapia de pareja puede ser un terreno neutral y puede serviros para entrenar estrategias que os saquen de la crisis en la que estáis inmersos.

Si tienes dudas si esto va contigo, disponemos de entrevistas gratuitas online en las que puedes consultar tus dudas con un psicólogo experto sin ningún compromiso y comentar tu situación.

Fuente:  https://www.iepp.es/crisis-pareja-sintomas-soluciones/   <Ver más información>

Nota: Las anotaciones con letra cursiva son de personal de la Fundación

0

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *